Aunque pocos conocen sobre sus bondades y no se habla con tanta frecuencia sobre sus funciones dentro de la seguridad privada para casas y para negocios, la verdad es que durante los últimos meses la demanda de estos equipos ha ido en incremento. Se cree que hay sido por el alto impacto en efectividad que estos equipos han logrado registrar durante hechos violentos y secuestros desde que se están poniendo en uso. Conoce más sobre ellos a continuación.

Cuando pensamos en la alarma lo primero que ubicamos en nuestra mente es el sonido de ellas. Las sirenas de las alarmas son muy famosas, no en vano, sino también por su efectividad  a la hora de determinar si existe la presencia irregular de algún intruso en la propiedad.

Las primeras alarmas se pensaron precisamente para que lograran esto. La idea era advertir sobre la entrada de alguien a una propiedad privada y que de esta manera los propietarios, la comunidad y también las autoridades estuviesen al tanto de la situación.

alarma sin ruido

El tema es que con el tiempo esto fue cambiando y a medida que avanzo la tecnología y avanzaron también los estudios con respecto a la aplicación de seguridad privada en el hogar y en las oficinas también fue cambiando el enfoque que se le debe dar a los equipos de seguridad.

En consecuencia en poco tiempo se fueron realizando estudios para determinar el efecto que el sonido de las sirenas de la alarma puede producir en los ladrones y en los intrusos a la hora de que estas se detonen. Estos estudios fueron iniciados posteriores a algunos accidentes lamentables que se registraron durante robos luego del sonido de las alarmas.

Por supuesto es muy importante aclarar que la idea de este post por supuesto no es mal poner las alarmas sonoras ni tratar de hacer pensar que el sonido de la sirenas de las alarmas convencionales es en algo contraproducente, sino mas bien que se sepa bien cuando se puede aplicar cada tipo de alarma y dependiendo por supuesto de cada propiedad.

Con esto busco aclarar que los sistemas de seguridad con alarmas convencionales o alarmas sonoras son muy útiles para resguardar propiedades, tanto habitaciones como negocios, sobre todo cuando estos están vacíos. Es muy efectiva ya que además de poner en manifiesto la presencia de un intruso también permite hacer el pedido de ayuda a las autoridades competentes.

Sin embargo, cuando se trata de otro tipo de delito, entre los que se cuentan por ejemplo los secuestros no siempre es recomendable la alarma sonora. Una modalidad de delito que se está volviendo “común” en España también es sorprender al propietario a las afueras del lugar protegido para obligarlo con acción violenta a desactivar el sistema de seguridad.

Es entonces cuando la vida del individuo está en peligro y cuando, en ocasiones, no es recomendable el sonido de las sirenas. Entra en juego entonces la función de las alarmas silenciosas como una alternativa para pedir ayuda sin que el delincuente logre darse cuenta de esto.

Distribuidor de Alarmas
¿Encuentra precios de alarmas?
Precios de Alarmas

¿Cómo funcionan?

El método de funcionamiento de las alarmas silenciosas es bastante similar al de las alarmas convencionales. Estos equipos también son capaces de detectar el movimiento y envían una señal a la central receptora de alarmas para avisar que en el lugar hay alguien, aunque las sirenas no hayan sido detonadas.

Esto además es útil para darle tiempo a la autoridad de llegar al lugar y sorprender al intruso en el casi de que se quiera hacerlo como quiera que es imposible que el delincuente logre percatarse de que se ha pedido la ayuda. Inclusive en las propiedades protegidas con alarmas silenciosas que están vacías este método es infalible que ya se logra detectar la presencia del intruso pero al no haber sonido este no sabe que está al descubierto y solo lo sabrá cuando sea sorprendido por la autoridad.

Y en el caso de que exista un secuestro o que se haya pedido al propietario que abra las puertas con sus llaves igualmente la alarma se activara sin emitir ningún tipo de sonido lo cual evitara que el delincuente caiga en cuenta de que hay un sistema de seguridad.